Todo por tí, hijo mío.

Regalo es Vida.- Cada uno de nosotros fue hijo, con un universo por descubrir, con metas, proyectos, visualizando siempre nuestro destino, al principio solo pensamos en nosotros mismos, qué haremos con nuestra vida... somos independientes y algunos, solo algunos pensamos tanto que queremos hacer una vida perfecta, y a partir de la experiencia vivida en esos años importantes de nuestra formación y según la experiencia como niños y adolescentes, comenzamos a querer agregar a nuestro proyecto de vida lo que nos gustó y a quitar lo que no nos gusto. 




Quizás o siempre terminamos enamorados, y en ese hermoso instante de la vida, estamos felices maravillados, nunca antes conocimos ese dulce sentimiento.

Sin embargo no todo el tiempo la relación perdura y suceden eventos inesperados que nos agobian y entristecen, pero no basta eso para desistir de lo que mas se anhela en la vida, ¡UN HIJO!.



En las últimas décadas la mujer se ha hecho independiente, y en muchos casos los estudios y la avidez de conocimiento ha hecho que se transformen en mujeres ejecutivas, gerentes cien por ciento activas pero con el instinto de madre intacto, otras han sido tan exigentes que no encuentran el hombre adecuado y así pasan los años hasta que llega el momento de tomar la decisión mas importante de su vida, será o no será la madre que quiso tener, tendrá o no tendrá el hijo anhelado.

Sí, lo tiene, lo esperó con amor con emoción, suprimió todo el miedo y la agonía de las probabilidades que existen y pueden socavar a cualquiera, pero todo salió bien, el universo conspiró a favor ahora el panorama cambia, por sobre todas las cosas se quiere amparar, proteger, mimar, y sobre todo enseñar los peligros para que nuestra chispa divina este atenta cuando ahora sea él quien recorra el trecho  que transitamos como individuo.  Es un campo lleno de trampas que queremos que vea y sepa reconocer  para que nada lo distraiga y no caiga en los baches del camino.

NO.  No es posible, recordamos una vez a nuestro padre decirnos que por allí no era el mejor camino y NO hicimos caso, y viene a nuestra memoria lo que un día comentó "es que nadie aprende con experiencia ajena".



Ya, ya pasó gran parte de nuestra vida, ahora el individuo productivo, proactivo, profesional es tu hijo, tu mejor esmero hecho de solo amor, es tu orgullo, tu meta, y sigues tratando de avistarle los obstáculos del camino, dice que te escucha pero ya no tienes forma de comprobarlo, voló, se fue, tu vida ahora tienes que vivirla tú y ya eres mayor, no tienes la misma avasallante energía de años atrás, no eres anciano pero tampoco eres joven y te quedaste desolado.... esperando la llamada, el mensaje que te hará feliz!

Un día, tal vez por una extraordinaria eventualidad te consigues con aquel amor que no pudo ser y entonces te das cuenta que esa voz, esa mirada te vuelve a inquietar sentidos que ya casi no reconoces y te das cuenta de que existe la posibilidad de que esta historia pueda continuar.....

Comentarios

Entradas Populares

Ahora entiendo a mi abuelo

Indicadores de Gestión